Herramientas Personales

Usted está aquí: Inicio / Noticias / Urbanismo inicia la contratación del Plan Museológico del futuro Centro de la Memoria Histórica de Sevilla, que se ubicará en el que fuera el Pabellón de ingreso de la antigua cárcel provincial de La Ranilla

Urbanismo inicia la contratación del Plan Museológico del futuro Centro de la Memoria Histórica de Sevilla, que se ubicará en el que fuera el Pabellón de ingreso de la antigua cárcel provincial de La Ranilla

* Este documento con el contenido expositivo del museo condicionará las obras de la segunda fase de la rehabilitación del inmueble, para acondicionarlo a su uso museístico
Vista del patio central desde uno de los corredores del Pabellón, con la imagen de la Virgen Milagrosa al fondo, antes de que se retirara por seguridad

Vista del patio central desde uno de los corredores del Pabellón, con la imagen de la Virgen Milagrosa al fondo, antes de que se retirara por seguridad

09/11/2022

En tanto avanzan las obras de la primera fase de rehabilitación del edificio que fuera el Pabellón de ingreso de la extinta cárcel de La Ranilla, en el barrio de Nervión, la Gerencia de Urbanismo y Medio Ambiente va a comenzar esta semana los trámites para contratar la redacción del Plan Museológico del futuro Centro de la Memoria Histórica a que se dedicará dicho edificio.

Este documento resulta imprescindible para poder seguir avanzando en las obras, una vez concluyan en breve las que se acometen ahora de renovación de la estructura, los muros y las cubiertas, puesto que los siguientes trabajos (los de la segunda fase) están condicionados por los contenidos expositivos y museísticos que vaya a albergar el futuro Centro de la Memoria de Sevilla. De esta forma, una vez se conozcan estos contenidos tras la elaboración del Plan Museológico, podrán abordarse las siguientes obras en el Pabellón para su definitiva recuperación y puesta en uso.

Este edificio por el que accedían a la prisión los presos y donde se ubicaban también las oficinas y hasta las viviendas de los responsables, es el único resto físico que existe de la antigua cárcel de la Ranilla, que se demolió en el año 2008 tras haber dejado de funcionar como prisión provincial en 1991 y haberse mantenido hasta 2006 como centro de tercer grado.

La decisión de conservarlo, por su gran valor testimonial, dentro de la gran zona verde que se construyó tras la desaparición de la antigua cárcel, fue consensuada con entidades vecinales y otros colectivos ciudadanos, acordando que se mantendría como legado de aquel tiempo y de su significado en la historia reciente de la ciudad. También se decidió convertirlo en el primer Centro de la Memoria Histórica de Andalucía. Como tal lugar está declarado, e incluido además en el Catálogo General de Patrimonio Histórico. Para ello se trabajará en colaboración con la Oficina de la Memoria Histórica del Ayuntamiento, adscrita a la Delegación de Participación Ciudadana, Coordinación de Distritos y Modernización Digital.

Para seguir avanzando en estos planes, la Gerencia de Urbanismo y Medio Ambiente ha aprobado la convocatoria de un concurso público para contratar al equipo técnico que redacte el Plan Museológico de dicho Centro de la Memoria Histórica. Este trabajo, valorado económicamente en 40.777 euros, ha de establecer el discurso expositivo del futuro museo en su triple vertiente, expositiva, divulgativa y de estudio e investigación.

De esta forma, debe incluir no sólo los contenidos museológicos y expositivos que albergará el Centro sino aquellos otros complementarios que contribuyan a su contextualización histórica y social. Por consiguiente, todos los fondos que documentales que lleguen tendrán que ser analizados, clasificados y valorados, estableciendo los protocolos correspondientes para su depósito, archivo, digitalización y conservación, incluida la restauración si fuera necesario, o el traslado a otros centros. También deberá considerar este documento cuáles de esos contenidos deben exponerse de forma permanente y qué otros deben tener carácter temporal, garantizando la ampliación, novedad y variación de los mismos.

Asimismo, el Plan que se elabore debe establecer una estrategia para la divulgación de los contenidos a los distintos públicos que vaya más allá de la exposición presencial en el Pabellón y que garantice su visibilización a nivel local, nacional e internacional. En este punto, tendrá que definirse cómo establecer líneas de colaboración con otras entidades público privadas en otros ámbitos fuera del local.

En definitiva, se trata del documento que no sólo defina y dé contenido a este pionero Centro de la Memoria Histórica sino que haga realidad el objetivo de convertirlo en un punto de encuentro de ciudadanos en general e historiadores e investigadores en particular, sobre el devenir democrático y la lucha por la democracia y las libertades en la historia reciente de Sevilla, Andalucía y España.

Restauración de la imagen de la Virgen Milagrosa

Para la completa puesta a punto del Pabellón de ingreso de la primitiva prisión de la Ranilla, además de las obras de estructura que se están haciendo y las que habrán de sucederse para adaptación del edificio al futuro Centro de la Memoria Histórica, la Gerencia de Urbanismo ha optado también por recuperar el que fuera uno de los elementos ornamentales principales del Pabellón. Se trata de la imagen de la Virgen Milagrosa que se erige en el mirador de la Torre del edificio, trasladada por razones de seguridad y mientras duren las obras a almacenes municipales.

Se trata de una escultura exenta de escayola, prácticamente a tamaño natural, que representa a la Virgen Milagrosa, con la iconografía propia de esta advocación. Dado su precario estado de conservación, ya evidente al inicio de los trabajos, Urbanismo ha elaborado un proyecto técnico para su restauración que esta misma semana también sale a licitación. En concreto, la imagen presenta grietas y pérdidas severas en el pedestal, lo que ha provocado fisuras a lo largo de la parte baja y posterior del manto y de túnica. También está completamente desgastada la mano derecha, mientras que la izquierda ha desparecido, dejando a la vista la varilla de hierro de la estructura completamente oxidada. La escultura sufre asimismo pérdidas del material de superficie también por efecto del clima, la contaminación ambiental y biólogica. Esto último, sobre todo, ha generado la existencia de abundantes depósitos de suciedad.

A la vista de todo ello, el proyecto redactado para su restauración contempla todos los trabajos precisos para la recuperación de esta imagen y su restitución en el emplazamiento que ha ocupado siempre en el Pabellón, estimados en 16.577 euros.