Herramientas Personales

Usted está aquí: Inicio / Noticias / Recuperando el pasado más real de Sevilla

Recuperando el pasado más real de Sevilla

* Urbanismo devuelve a su perfecto estado el lienzo de muralla emergente que se conserva junto al lugar donde estuvo la desaparecida Puerta Real, entre las calles San Laureano y Goles
Aspecto que presenta en la actualidad el lienzo emergente de la muralla almohade que se conserva donde se localizaba la desaparecida Puerta Real

Aspecto que presenta en la actualidad el lienzo emergente de la muralla almohade que se conserva donde se localizaba la desaparecida Puerta Real

 

Según cuentan las crónicas, de las catorce puertas que se abrían en la antigua muralla que cercó hasta el siglo XIX la ciudad, la que se situaba en la confluencia de las actuales calles San Laureano, Puerta Real y Goles, constituía la entrada natural a Sevilla de los reyes de España. Por ella accedió el rey San Fernando, tras la conquista de la ciudad en el 1.248, y por ella entraría Felipe II tres siglos y pico después, en 1570. Esta elección determinó que con el tiempo la otrora denominada Puerta de Goles fuera más conocida como la Puerta Real. 

Los documentos y las fuentes gráficas representan esta puerta como una entrada directa con arco de medio punto en el cuerpo inferior, flanqueado por pilastras, y con un segundo cuerpo con escudo central rematado por un frontón triangular. El escudo del frente exterior representaba las armas reales y el del frente interior las armas de la ciudad. 

Fue derribada en septiembre de 1864.

      Grabado antiguo  La antigua Puerta Real desde intramuros. Grabado de R. Ford

     De aquella primitiva entrada sólo han podido documentarse unos restos que yacen bajo la calle SanLaureano, junto con otras muestras de la barbacana o antemuro dela muralla. Pero no todo está bajo tierra, Adosados a la antigua puerta estaban los muros de arranque de la muralla por este lado de la ciudad, y de éstos algunos pequeños lienzos, han llegado hasta nuestros días, si bien la mayoría se encuentran embutidos en los muros de las viviendas dela calle Gravina en dirección a otra extinta puerta –la de Triana-o, hacia el barrio de los Humeros, en los restos dela antigua Iglesiade San Laureano, que se apoyan sobre la cerca almohade.

La intervención del año 95 

En el año 1995, durante el transcurso de unas obras de pavimentación enla calle SanLaureano, la Gerencia de Urbanismo recuperó uno de los escasos tramos de la muralla que en su recorrido por este sector se conserva emergente. Oculto bajo revestimientos no originales, este lienzo de apenas cinco metros de anchura y nueve de altura, fue vuelto a la luz y recuperado. Para ello, hubo que reconstruir parte del tapial, material constructivo por excelencia de la antigua muralla. Durante esta intervención también se recuperó y se restauró una lápida de piedra conmemorativa de la construcción dela Puerta Real, construida en mayo de 1564 y ubicada en su origen en el friso del entablamento del primer cuerpo de la reforma, atribuible a Hernán Ruiz.

                                                       fotos intervención muralla Puerta Real año 95

Desde entonces y hasta el momento actual, este tramo de lienzo de muralla ha mantenido un estado de conservación más o menos aceptable, si bien los 25 años transcurridos desde aquella intervención habían provocado numerosos ennegrecidos y depósitos de suciedad, además de fisuras de retracción y llagas, así como otras patologías diversas. También la lápida conmemorativa que fue recuperada se encontraba en mal estado y el tapial había vuelto a deteriorarse, a pesar de la reconstrucción practicada en el 95.

Actuación realizada ahora 

A la vista de ello, la Gerencia de Urbanismo inició el pasado mes de diciembre unos trabajos de carácter “epidérmicos” sobre este Bien, dirigidos a devolverle un perfecto estado de conservación que siga garantizando su mantenimiento y preservación a través de los años. La operación ha consistido básicamente en limpiar, consolidar e impermeabilizar las fábricas y el tapial de este antiguo trozo de muralla, sellando la profunda grieta que se había producido. Asimismo, se ha eliminado el revestimiento antigrafitis que cubría la reconstrucción realizada en 1995 y que desvirtuaba el aspecto original de este B.I.C. 

Tras dos meses de obras, que han supuesto una inversión de 26.700 euros, los trabajos han quedado totalmente concluidos este mes de febrero. Para la financiación de éstos y de otras actuaciones de conservación de monumentos en la vía pública, la Gerencia de Urbanismo celebra periódicamente un contrato con una empresa especializada en restauración que, en este ejercicio ha correspondido ala entidad ARTE CONSERVACIÓN Y RESTAURACIÓN S.L. (ARTYCO) y está dotado con 121.000 euros. 

Sevilla avanza en su presente sin descuidar las huellas de su pasado. Justamente en el recodo de la calle San Laureano con Alfonso XII se guarda un trozo del mismo. Aunque nada quede ya de la Puerta Real de la antigua muralla, más allá de algunos viejos grabados y de los libros de historia, este pequeño lienzo que se adosaba a la misma, de apenas cinco metros de ancho, no es menos real que toda la vasta historia que arrastra Sevilla.