Herramientas Personales

Usted está aquí: Inicio / Noticias / Las columnas de la Alameda volverán a tener rejas como las originales del siglo XIX
Conservación del Patrimonio

Las columnas de la Alameda volverán a tener rejas como las originales del siglo XIX

* Urbanismo las colocará para proteger al monumento de actos vandálicos y de los efectos perniciosos de la orina de los perros
Vista general de la Alameda en el siglo XIX, con las columnas de Hércules y Julio César en primer término, rodeadas de sus primitivas rejas perimetrales

Vista general de la Alameda en el siglo XIX, con las columnas de Hércules y Julio César en primer término, rodeadas de sus primitivas rejas perimetrales

10/11/2022

Las dos parejas de columnas que flanquean el Paseo de la Alameda de Hércules en sus extremos sur y norte respectivamente, contaron hasta 2007 con un cerramiento de rejas alrededor de las mismas. Retiradas con motivo de las obras de remodelación de este espacio que el Ayuntamiento de Sevilla realizó en esas fechas y que supuso su transformación y reconfiguración para su actual imagen, la Gerencia de Urbanismo va a volver a instalarlas.

El motivo no es otro que proteger estos singulares elementos, con varios siglos de antigüedad, de diversos factores que inciden enormemente en su conservación. En concreto, se pretende evitar que las columnas –construidas en 1578 las del sur y en 1764 las del norte- sigan siendo objeto de actos vandálicos y de factores antrópicos como la acción corrosiva de la orina de los perros, que afecta gravemente sobre todo a los pedestales.

Idénticas a las primitivas

La Gerencia de Urbanismo devolverá por tanto esta visión a los monumentos, volviendo a recuperar la imagen que les confirió este cerramiento desde que se instalaron, en el caso de las columnas sur –las que representan a Hércules y Julio César- en 1876, y en las del norte –las de los leones- en 1886. Las nuevas rejas que se coloquen serán completamente idénticas en su aspecto a las instaladas entonces, si bien, respetando la normativa vigente en materia de seguridad, se realizarán con materiales actuales y respondiendo a las condiciones y necesidades de este momento. De este modo, tanto los pilares como los barrotes serán de acero y los elementos decorativos de fundición.

En cuanto a los detalles constructivos, cada una de las verjas que rodeará a las columnas estará formada por cuatro paños de 2,07 m de altura x 3,05 m de ancho, unidos por pilares tubulares de acero. Éstos, a su vez, estarán compuestos por barrotes de acero redondos y macizos de 22 mm de diámetro, terminados en punta de lanza con acabado romo y con elementos decorativos de fundición en sus extremos. La separación entre barrotes no será mayor de 10 centímetros según exigencia de la normativa actual. Para el acceso al espacio interior, se construirá una puerta en uno de los paños. También se tratarán específicamente los elementos metálicos para evitar su oxidación.

Por último, para impedir que los perros accedan a la base de las columnas, se reforzará la parte inferior de la reja, añadiendo un barrote intermedio de acero macizo en una altura de 52 cm, que se intercalará con los barrotes de mayor tamaño.

Tras haber recabado ya la autorización de la Comisión Local de Patrimonio Histórico, Urbanismo ha iniciado esta semana el proceso de licitación para la contratación de los trabajos, que han sido valorados en 73.000 euros.

Quince años después de retiradas, las esbeltas columnas conmemorativas de la Alameda recuperarán otra vez las verjas que las rodearon durante más de un siglo. Aquella primera instalación en el siglo XIX respondió entonces a criterios únicamente estéticos y de diseño. La de ahora es una vuelta obligada por los deterioros que les están ocasionando los actos inadecuados de la propia ciudadanía.